Pura López, estandarte del calzado español


¿Quién no querría tener un Pura López en su armario? Ni siquiera la misma Princesa Letizia se resistió a tenerlos y llevarlos el día de su boda, además de otros tres pares que lució en los actos oficiales previos al 22 de Mayo: la cena de gala en Copenhague la noche antes del enlace entre el Príncipe Federico y Mary Donalson, los zapatos que lució el mismo día de la boda del Heredero al Trono de DInamarca, y los que lució en la cena de gala que su Majestad el Rey en el Palacio de El Pardo en la víspera del enlace.

El mundo del cine es otro de sus fieles solicitantes. La más reciente fue, por ejemplo, Penélope Cruz en la cinta “Manolete”, con este par de zapatos totalmente inspirados en la moda de los años 40.

Pero, ¿de dónde viene la fama de Pura López? El origen de esta empresa data de 1956, cuando Antonio López Moreno inició su trabajo de fabricación de calzado en un pequeño taller más bien artesanal. Hoy se ha convertido en más que una empresa familiar con la artesanía de los orígenes, pero la vanguardia de nuestros días con un claro concepto de lo que aman las españolas.

Lopy

Tilka

Desde entonces su fama se ha expandido en el mercado internacional, manteniendo la calidad del zapato y ofreciendo siempre diseños vanguardistas y cien por ciento españoles.

En sus colecciones, Pura López mezcla la fantasía con la practicidad. Sus modelos no dejan de ser hermosos y de vanguardia, sino que están hechos para ser usados por la mujer actual: cómodos y prácticos.

A Pura López le encanta jugar con colores, hormas y tacones, hasta conseguir el balance adecuado entre todos los complementos del zapato.

Lana

Tasmania

Patty

En ocasiones podremos encontrar tacones de vértigo, con suelas divertidas, arriesgadas y diferentes. Para Pura López, el zapato no solo es un complemento, sino uno de los objetos claves para expresar la feminidad y la seducción, además de marcar la diferencia en elegancia. “Los zapatos son comunicación, pues delatan la personalidad de quien los lleva, son el elemento que permite modificar o realzar el trabajo de otros creadores, pues un atuendo no está totalmente completo ni definido sin los zapatos adecuados”, dijo en alguna ocasión.

Desarrolla dos colecciones por año y el resultado son más de 200 modelos cada vez. Por suerte, hoy en día no se necesita ser princesa para llevarlos puestos. ¿A qué esperas?

Lopy

Minva

Dejo un comentario

*


*

Escribir comentario: