Tacones…¿insoportables?


Llevar tacones es una práctica bastante habitual entre las mujeres, pero a pesar de los maravillosos efectos estéticos que se consiguen con ellos no es algo que suela resultar sencillo y ni mucho menos confortable, sino más bien un suplicio que muchas no están dispuestas a sufrir. Aguantar unos tacones de aguja durante toda la noche es todo un reto, al igual que trabajar con esos peep toe tan altos durante todo el día y que nos dejan los pies hechos polvo al final de la noche…¡Malditos tacones! ¿Por qué los inventarían? La respuesta es muy sencilla, y es que sin ellos nuestra imagen no se vería igual: una altura mayor, cuerpo más delgado y esbelto, piernas estilizadas, un look elegante y favorecedor…¡Merece la pena sufrir!

La altura del tacón es una de las maneras de clasificar este tipo de zapato. Se considera tacón bajo a la altura de hasta 3.5cm, medio entre 4 y 5.5 cm, alto entre 6 y 8 cm y muy alto a partir de los 8 cm. Desde luego, solamente las más osadas pueden atreverse con estos últimos, pero viendo el calzado que viene para la nueva temporada no vendría nada mal planteárselo.

ANNABEL WINSHIP Hot Luxe

MELLOW YELLOW Kentin

PERLATO Ulla

CARVELA April

Poco a poco el tacón se ha convertido en un icono indispensable en pasarelas, teatro, cine, ámbito laboral… hasta tal punto que el no aparecer con ellos en ciertas ocasiones sería algo muy extraño para nuestros ojos.

Una relación amor-odio en la que ponemos en una balanza la comodidad del calzado con la imagen que crea el zapato de tacón…Y normalmente nuestra elección final suele ser la menos agradable para nuestros pies. Pero por suerte para todas nosotras, siguiendo algunos trucos y consejos podemos evitar o reducir el doloroso calvario de los tacones, para que no nos impidan disfrutar del día mientras lucimos igual de guapas.

MIEZKO Manuela

Si no estás acostumbrada a ellos, evita usar al principio tacones muy altos y elige aquellos que lleven tacón ancho o cuña. Poco a poco tus pies se irán haciendo a la forma del zapato, ya que el tacón supone una diferente forma de colocarlos para caminar. Más adelante podrás atreverte con esos stiletto de vértigo que tanto te gustan, pues ya estarás más habituada. Si empiezas con unos taconazos desde el principio…¡no querrás volver a llevarlos!

También es conveniente que lleves unas bailarinas o zapato plano de recambio si eres inexperta, de manera que no necesites irte a casa a cambiarte ,o lo que es peor, quedarte allí para que descansen tus pies.

BLOCH Nadine

MISS L-FIRE Gabrielle

SANS INTERDIT Maestro

Si son nuevos es mejor que camines con ellos unas horas en casa primero, así lograrás que tu pie se adapte a la forma de andar y el calzado cederá un poco para que el tejido nuevo no sea demasiado duro.  Además con esto también podrás valorar en que zona te hacen más daño para colocar alguna tirita o apósito y evitar las odiosas rozaduras y ampollas que tanto nos amargan.

LK BENNETT Silver Luxe

Las bandas de silicona o acolchadas son una solución buenísima para que la planta del pie y los dedos tengan mayor confort. El pie no se deslizará y amortiguarán la pisada, con lo que los músculos no se fatigarán tanto y te dolerán menos los pies. Por ejemplo, Salvequick footcareDr.scholl son dos opciones de almohadillas para evitar la presión del tacón sobre el pie y la fricción, y que al ser transparentes y transpirables las puedes llevar con cualquier tipo de calzado (sandalias, botines, salones…)

HOUSE OF HARLOW Norah

La hidratación y el cuidado de los pies  es muy importante a la hora de llevar tacones, aunque no lo parezca. Si la piel está suave y elástica, será más resistente y las rozaduras y el dolor tardarán más en aparecer.

I LOVE SHOES Jolly

Elige la talla que encaje perfectamente con tu pie. Ni muy holgados ni muy prietos. ¡En el equilibrio está la virtud! Es la mejor forma de evitar maltratar tus pies innecesariamente.

COSMOPARIS Jill

Los geles refrescantes para los pies, como el desfatigante de Yves Rocher, el Beauty feet de Bottega Verde o el de Saltratos; son muy eficaces para descongestionar los pies al final del día y eliminar la molesta sensación de quemazón. Al notarlos más frescos el dolor se aliviará y te sentirás más descansada. También puede ser útil alguna crema para piernas cansadas, de venta en farmacias o perfumerías, ya que muchas veces la fuerza que han estado ejerciendo éstas durante el tiempo que hemos llevado los tacones termina provocando fatiga y dolor.

SPOT ON Carmela

Finalmente, un buen masaje al final del día te dejará como nueva. Siéntate a ver lo guapa que sales en las fotos que te has hecho con tus queridos tacones mientras te relajas y ¡repetirás seguro!

Dejo un comentario

*


*

Escribir comentario: