¡Caminar con tacones es posible!


¿Cuántas veces te has quedado ensimismada viendo caminar a las modelos subidas a unos taconazos de infarto? ¿Crees que si te subieras tu a un par de esos lo único que provocarías son risas a tu alrededor además de una visita al médico para curarte un esguince? ¿Te gustaría poder levantar la vista del suelo sin perder el equilibrio cuando llevas tacones altos? ¿Las páginas sobre calzado, en las que suele haber tacones, son tus preferidas en las revistas de moda pero sabes que nunca podrás meter esos complementos en tu armario?

 

Si has respondido SÍ a alguna de las preguntas anteriores, o simplemente has ya abierto este post…¡Continúa leyendo!

Andar en tacones es un arte. No solo consiste en llevarlos puestos y “hacer como que andamos bien” porque la verdadera manera de lucirlos es saber de verdad cómo caminar con ellos sin miedo a tropezar continuamente y con estilo. Aquí tienes una serie de consejos para lograrlo.

 

1.Zapatos altos…¡Pero cómodos!

No es cierto que todos los taconazos sean incómodos. Muchos elementos condicionan el confort de nuestro pie y tenemos que tenerlos en cuenta junto con la altura del tacón (horma, material…). Además debes escoger adecuadamente tu talla, porque un número menos te oprimirá el pie y no podrás caminar bien pero un número más hará que el pie baile dentro del zapato o se deslice hacia la puntera, haciendo que frenemos este movimiento con los dedos a modo de garra. ¡Solo de leerlo ya es incómodo!

Es importante que exista algún tipo de almohadilla dentro para amortiguar cada paso, pero de todas formas existen plantillas y almohadillas de silicona que se pueden añadir por cuenta propia, especialmente si vamos a estar mucho tiempo con esos zapatos.

LADY SECRET No hurt

LADY SECRET Talonera antichoque

FAMACO Almohadilla gel

FAMACO Gel antideslizante

Si llevas sandalias, asegúrate de que te sujetan bien el pie. Muchas sandalias de tacón o cuñas extremas con mucha curvatura  dejan el pie “a su caer” pudiendo ser realmente incómodas para caminar, sobre todo si no estamos acostumbradas. Y por otro lado, si no está bien diseñado el zapato o no tiene la forma adecuada para nuestro tobillo, las tiras pueden estar mal colocadas, y a cada paso nos tiran, se suben y bajan, rozan…

 

 

2. La forma de caminar

Tienes que apoyar primero el tacón de tu zapato y luego la punta. Mientras apoyas el tacón con un pie el otro se está despegando desde la punta. Conviene doblar un poco las rodillas al andar, pero no camines con las rodillas hacia delante porque te desequilibrarás.

Es muy importante que lleves el cuerpo y la espalda rectos, con la mirada al frente. Es cierto que nos sentimos más seguras mirando al suelo para saber dónde pisamos a cada momento, pero eso hace que el resto del cuerpo también se incline por lo que es mejor mirar hacia delante. Si lo necesitas, es un buen truco buscar un punto fijo donde mantener la mirada para lograr equilibrarte. Y recuerda que el cuerpo sólo se balancea de lado a lado, nunca de arriba abajo.

Practica en casa antes de salir, sobre todo si estrenas zapatos. Siempre es mejor haber tenido ya cierto “contacto” con tus zapatos antes de hacerlo en la calle, donde puedes ponerte más nerviosa porque sabes que hay gente a tu alrededor. Fíjate que unos tacones pueden hacer que te sientas una mujer poderosa y femenina, pero ¡también la más avergonzada e insegura si no sabes caminar con ellos!

 

 

 

Izqda: POUR LA VICTOIRE Irina; HOUSE OF HARLOW Norah; DUNE Bonty; STEVE MADEN Dèja vu

Dcha: MENBUR Melodia; RAVEL Kristina; BARACHINI Persa; I LOVE SHOES Joe

 

3. Revisión de calzado y cuidado de tus pies.

Comprueba siempre que no hayas deformado los tacones y sigan estando rectos, o que la tapa no se haya deteriorado mucho, porque ello favorece mayor inclinación en tu pisada. Un tacón cómodo y bonito tiene que estar siempre impecable y ya no sólo por estética ¡sino por comodidad!

Ten en cuenta que además de llevar un zapato adecuado tus pies juegan un papel igual o más importante a la hora de sentir confort al caminar. Cuida las posibles rozaduras y heridas que tengas, y ponte algún apósito especial en tus zonas más problemáticas. Pero si esas lesiones son fruto de haber llevado un tipo de calzado y no es la primera vez que aparecen, ¡quizás no hayas escogido el más adecuado para tus pies!

 

4. Ante la duda, deja los tacones en casa.

Si sabes de antemano que vas a tener que caminar largas distancias, o simplemente no vas a estar cómoda llevan unos zapatos de tacón aunque sea un evento importante (boda, cena de empresa, etc), lo mejor es que elijas tacones bajos o incluso unas bailarinas bonitas para evitar tener que volverte a casa descalza y antes de tiempo. Sigue practicando y mentalízate de que caminar con este tipo de calzado no es algo peligroso o mortal, y todas podemos aprender a llevar unos zapatos bonitos sintiéndonos guapas y sin sufrir.

 

Para practicar, aquí tienes un par de videos donde puedes ver en vivo todo lo que has leído hasta ahora. ¡No parece tan difícil!

Después de todo…¿Qué mujer ha nacido sabiendo andar con tacones?

 
Imágenes: bbc.co.uk;  encueratealamoda.blogspot.com.es
 

Dejo un comentario

*


*

Escribir comentario: